PocoaPoco

Reconozco que soy un fan de la cámara súper lenta. Poder ver como le zumban a uno un tortazo y vuelan las gotas de sudor mientras se deforma la cara o como una gota de agua rompe contra el suelo dejando tras de sí un baile de formas inapreciables para el ojo humano, no tiene precio.

4.000 frames por segundo que descubren un mundo que solo se puede ver despacito…

Continue reading “PocoaPoco”